LAS RIQUEZAS PROVERBIOS 23 4 INTRODUCCIN No te

  • Slides: 37
Download presentation
LAS RIQUEZAS. PROVERBIOS. 23: 4. • INTRODUCCIÓN: • No te fatigues en adquirir riquezas,

LAS RIQUEZAS. PROVERBIOS. 23: 4. • INTRODUCCIÓN: • No te fatigues en adquirir riquezas, deja de pensar en ellas. • Ser rico no es pecado, es cierto que podemos y debemos ser diligentes en nuestro trabajo, a fin de ganar una condición de vida acomodada para nosotros y nuestra familia, no se prohíbe aquí enriquecerse honestamente. • Lo que sí se ha de evitar es hacer de la riqueza un fin en si mismo, un amor a ellas, que ella ocupe el primer lugar en nuestra vida y no Dios. • “RIQUEZAS”- Abundancia de posesiones, ya sean materiales o espirituales, en la historia antigua de Israel, las riquezas consistían mayormente en rebaños y manadas, plata, oro, bronce, hierro y vestidos. • Josué. 22: 8.

 • y les dijo: Volved a vuestras tiendas con grandes riquezas, con mucho

• y les dijo: Volved a vuestras tiendas con grandes riquezas, con mucho ganado, con plata, oro, bronce, hierro y con muchos vestidos; repartid con vuestros hermanos el botín de vuestros enemigos. • Dios enseño a Israel que él era el dador de sus riquezas. • Deuteronomio. 8: 18. • Mas acuérdate del SEÑOR tu Dios, porque El es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día. • Dios es él que da las riquezas, por eso no es pecado ser rico, sino poner la confianza en las riquezas y no en Dios.

EJEMPLOS DE HOMBRES QUE FUERON RICOS. • Vamos a ver varios ejemplos de hombres

EJEMPLOS DE HOMBRES QUE FUERON RICOS. • Vamos a ver varios ejemplos de hombres que fueron muy ricos, y temerosos de Dios. Las riquezas no les impidieron servir al Señor. • 1. Abraham. Era muy rico. • Genesis. 13: 2. • Y Abram era muy rico en ganado, en plata y en oro. • Genesis. 24: 35. • Y el SEÑOR ha bendecido en gran manera a mi señor, que se ha enriquecido, y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos.

 • Dios lo había enriquecido y Abraham fue un gran hombre, fiel a

• Dios lo había enriquecido y Abraham fue un gran hombre, fiel a Dios y temeroso de hacer la voluntad de Dios. • 2. Salomón. • I Reyes. 3: 13; 21 -23. • También te he dado lo que no has pedido, tanto riquezas como gloria, de modo que no habrá entre los reyes ninguno como tú en todos tus días. • V. 21. • Cuando me levanté al amanecer para dar el pecho a mi hijo, he aquí que estaba muerto; pero cuando lo observé con cuidado por la mañana, vi que no era mi hijo, el que yo había dado a luz.

 • V. 22. • Entonces la otra mujer dijo: No, pues mi hijo

• V. 22. • Entonces la otra mujer dijo: No, pues mi hijo es el que vive y tu hijo es el muerto. Pero la primera mujer dijo: No, tu hijo es el muerto y mi hijo es el que vive. Así hablaban ellas delante del rey. • V. 23. • Entonces el rey dijo: Esta dice: "Este es mi hijo que está vivo y tu hijo es el muerto"; y la otra dice: "No, porque tu hijo es el muerto y mi hijo es el que vive. " • Salomón fue muy temeroso de Dios aunque tenia muchas riquezas, servía a Dios, las riquezas no perdieron a Salomón, sino las mujeres.

 • 3. Job. • Otro hombre de Dios, intachable, recto, temeroso de Dios,

• 3. Job. • Otro hombre de Dios, intachable, recto, temeroso de Dios, apartado del mal. • Job. 1: 1. • Hubo un hombre en la tierra de Uz llamado Job; y era aquel hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal. • Y era muy rico. • Job. 1: 3. • Su hacienda era de siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas y muchísima servidumbre; y era aquel hombre el más grande de todos los hijos del oriente. • Aunque Dios permitió que le quitaran todo él nunca dejo de servir a Dios, siempre mantuvo su integridad.

 • Job. 1: 21. • y dijo: Desnudo salí del vientre de mi

• Job. 1: 21. • y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. • Job. 2: 9 -10. • Entonces su mujer le dijo: ¿Aún conservas tu integridad? Maldice a Dios y muérete. • V. 10. • Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios. • Job. 42: 12.

 • El SEÑOR bendijo los últimos días de Job más que los primeros;

• El SEÑOR bendijo los últimos días de Job más que los primeros; y tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. • Aquí tenemos algunos ejemplos de hombres ricos que sirvieron a Dios. • Las riquezas no impidieron servir a Dios. • Si uno desea y quiere servir a Dios las riquezas no lo detendrán.

EL PROBLEMA CON LAS RIQUEZAS. • El problema no es ser rico. • El

EL PROBLEMA CON LAS RIQUEZAS. • El problema no es ser rico. • El problema es confiar amar el dinero. • I Timoteo. 6: 10. • Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. • Esto es lo que torna difícil que un rico entre en el reino de Dios, el amor al dinero, “es el ejemplo del joven rico”.

 • Mateo. 19: 16 -23. • Y he aquí se le acercó uno

• Mateo. 19: 16 -23. • Y he aquí se le acercó uno y dijo: Maestro, ¿qué bien haré para obtener la vida eterna? • V. 17. • Y El le dijo: ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Sólo Uno es bueno; pero si deseas entrar en la vida, guarda los mandamientos. • V. 18. • El le dijo*: ¿Cuáles? Y Jesús respondió: NO MATARAS; NO COMETERAS ADULTERIO; NO HURTARAS; NO DARAS FALSO TESTIMONIO; • V. 19.

 • HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE; y AMARAS A TU

• HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE; y AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. • V. 20. • El joven le dijo*: Todo esto lo he guardado; ¿qué me falta todavía? • V. 21. • Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. • V. 22. • Pero al oír el joven estas palabras, se fue triste, porque era dueño de muchos bienes.

 • V. 23. • Y Jesús dijo a sus discípulos: En verdad os

• V. 23. • Y Jesús dijo a sus discípulos: En verdad os digo que es difícil que un rico entre en el reino de los cielos. • V. 24. • Y otra vez os digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios. • V. 25. • Al oír esto, los discípulos estaban llenos de asombro, y decían: Entonces, ¿quién podrá salvarse? • V. 26. • Pero Jesús, mirándolos, les dijo: Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible.

 • No debemos confiar en las riquezas por que: • 1. Son pasajeras

• No debemos confiar en las riquezas por que: • 1. Son pasajeras vuelan como alas de águila. • Proverbios. 23: 4 -5. • No te fatigues en adquirir riquezas, deja de pensar en ellas. • V. 5. • Cuando pones tus ojos en ella, ya no está. Porque la riqueza ciertamente se hace alas, como águila que vuela hacia los cielos. • 2. Cuando muramos no sabemos a quien le quedara. • Salmos. 39: 6.

 • Sí, como una sombra anda el hombre; ciertamente en vano se afana;

• Sí, como una sombra anda el hombre; ciertamente en vano se afana; acumula riquezas, y no sabe quién las recogerá. • Eclesiastes. 2: 18 -19. • Asimismo aborrecí todo el fruto de mi trabajo con que me había afanado bajo el sol, el cual tendré que dejar al hombre que vendrá después de mí. • V. 19. • ¿Y quién sabe si será sabio o necio? Sin embargo, él tendrá dominio sobre todo el fruto de mi trabajo con que me afané obrando sabiamente bajo el sol. También esto es vanidad. • Eclesiastes. 4: 8.

 • Había un hombre solo, sin sucesor, que no tenía hijo ni hermano,

• Había un hombre solo, sin sucesor, que no tenía hijo ni hermano, sin embargo, no había fin a todo su trabajo. En verdad, sus ojos no se saciaban de las riquezas, y nunca se preguntó: ¿Para quién trabajo yo y privo a mi vida del placer? También esto es vanidad y tarea penosa. • 3. No son eternas. • Proverbios. 27: 24. • porque las riquezas no son eternas, ni perdurará la corona por todas las generaciones. • 4. No debemos acumular tesoros en la tierra.

 • Mateo. 6: 19 -21. • No os acumuléis tesoros en la tierra,

• Mateo. 6: 19 -21. • No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; • V. 20. • sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; • V. 21. • porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. • Los tesoros en la tierra son inciertos. “El orín y la polilla corrompen”. • Son inseguros. “Ladrones minan y hurtan”.

 • Él rico entre más tiene más quiere. • Eclesiastes. 5: 10 -12.

• Él rico entre más tiene más quiere. • Eclesiastes. 5: 10 -12. • Pasa el predicador a mostrar la vanidad de las riquezas, pues no pueden hacer feliz al hombre, ya que cuanto más se tiene más se quiere. • V. 10. • El que ama el dinero no se saciará de dinero, y el que ama la abundancia no se saciará de ganancias. También esto es vanidad. • Hay deseos corruptos que nunca se sacian cuando aumentan los bienes. • V. 11.

 • Cuando aumentan los bienes, aumentan también los que los consumen. Así, pues,

• Cuando aumentan los bienes, aumentan también los que los consumen. Así, pues, ¿cuál es la ventaja para sus dueños, sino verlos con sus ojos? • Más aumentan los que los consumen. No solo por que la mejora social lo exija. • “Una mejor casa, mejores servicios, más criados”, sino que aumentan los amigos. • Proverbios. 19: 4. • La riqueza añade muchos amigos, pero el pobre es separado de su amigo.

 • Proverbios 14: 20. • Aun por su vecino es odiado el pobre,

• Proverbios 14: 20. • Aun por su vecino es odiado el pobre, pero son muchos los que aman al rico. • Y parientes lejanos que desean sacar provecho de dicho aumento. • El rico, también tiene la desventaja del continuo temor de robo, o secuestros. • V. 12. • Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho o coma poco; pero la hartura del rico no le permite dormir. • Proverbios. 13: 8. • El rescate de la vida de un hombre está en sus riquezas, pero el pobre no oye amenazas.

 • Para colmo de males, él que tiene mucho dinero suele invertirlo en

• Para colmo de males, él que tiene mucho dinero suele invertirlo en negocios y empresas que pueden ir a la banca rota con una desafortunada operación financiera. • Eclesiastes. 5: 13. • Hay un grave mal que he visto bajo el sol: las riquezas guardadas por su dueño para su mal; • V. 14. • cuando esas riquezas se pierden por un mal negocio, y él engendra un hijo, no queda nada para mantenerlo.

 • No quedando nada para los herederos, lo cual es mucho más doloroso.

• No quedando nada para los herederos, lo cual es mucho más doloroso. • Cuanto más alto era el nivel de vida al que estaban acostumbrado, el resultado es más duro, por el golpe que reciben. • Y el resultado es que se marchan de esta vida sin haberle sacado provecho, si no solo fatigas y dolores. • V. 15. • Como salió del vientre de su madre, desnudo, así volverá, yéndose tal como vino; nada saca del fruto de su trabajo que pueda llevarse en la mano.

 • V. 16. • Y también esto es un grave mal: que tal

• V. 16. • Y también esto es un grave mal: que tal como vino, así se irá. Por tanto, ¿qué provecho tiene el que trabaja para el viento? • V. 17. • Además todos los días de su vida come en tinieblas, con mucha molestia, enfermedad y enojo. • No debemos de confiar en las riquezas ni jactarnos de ella. • Salmos. 49: 6. • Muchos dependen de ella como fuente de dicha y seguridad, “SU ORO ES SU CONFIANZA”.

 • Proverbios. 10: 15. • La fortuna del rico es su fortaleza, la

• Proverbios. 10: 15. • La fortuna del rico es su fortaleza, la ruina de los pobres es su pobreza. • Y así viene hacer su dios. • Job. 36: 19. • ¿Te protegerán tus riquezas de la angustia, o todas las fuerzas de tu poder? • Job. 31: 24 -25. • Si he puesto en el oro mi confianza, y he dicho al oro fino: Tú eres mi seguridad; • V. 25.

 • si me he alegrado porque mi riqueza era grande, y porque mi

• si me he alegrado porque mi riqueza era grande, y porque mi mano había adquirido mucho; • Salmos. 52: 7. • He aquí el hombre que no quiso hacer de Dios su refugio, sino que confió en la abundancia de sus riquezas y se hizo fuerte en sus malos deseos. • Miserablemente se engañan quienes piensan que pueden apoyarse en su poder y sus riquezas. • Aunque las riquezas aumenten no debemos poner el corazón en ellas. • Salmos. 62: 10.

 • No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza;

• No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza; si las riquezas aumentan, no pongáis el corazón en ellas. • Las riquezas del hombre rico son su ciudad fortificada. • Proverbios. 18: 11. • La fortuna del rico es su ciudad fortificada, y como muralla alta en su imaginación. • Son como muro alto, que no se pueden escalar ni derribar, pero se engañan a sí mismo, no lo son en realidad, sino solo en su imaginación.

 • Lucas. 12: 19 -20. • "Y diré a mi alma: Alma, tienes

• Lucas. 12: 19 -20. • "Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete. " • V. 20. • Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto? " • Son necios, insensatos los que confían en sus riquezas sean muchas o sean pocas. • De nada servirán las riquezas en el día del juicio. • Proverbios. 11: 4.

 • De nada sirven las riquezas el día de la ira, pero la

• De nada sirven las riquezas el día de la ira, pero la justicia libra de la muerte. • Mateo. 16: 26. • Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? • El alma no tiene precio, no hay intercambio que valga por el alma, las riquezas en el juicio final no van a valer nada y no nos van a servir de nada. • No serán útiles en ese día.

 • Los que confían en las riquezas caerán. • Proverbios. 11: 28. •

• Los que confían en las riquezas caerán. • Proverbios. 11: 28. • El que confía en sus riquezas, caerá, pero los justos prosperarán como la hoja verde. • La virtud se mantiene en pie aunque caigan las riquezas como un árbol que retoña y reverdece, aunque lo hayan cortado. • En cambio él que se apoya en las riquezas sin virtud, caerá sin remedió cuando caigan estas y no volverá a levantarse. • Las riquezas pueden enaltecer nuestro corazón.

 • Ezequiel. 28: 5. • 'Con tu gran sabiduría, con tu comercio, has

• Ezequiel. 28: 5. • 'Con tu gran sabiduría, con tu comercio, has aumentado tus riquezas, y se ha enaltecido tu corazón a causa de tus riquezas. • Nos engañan. • Mateo. 13: 22. • Y aquel en quien se sembró la semilla entre espinos, éste es el que oye la palabra, mas las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se queda sin fruto. • No debemos poner la confían en las riquezas, sino en Dios. • I Timoteo. 6: 17. • A los ricos en este mundo, enséñales que no sean altaneros ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios, el cual nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos.

DEBEMOS DE ESTAR CONTENTOS CON LO QUE TENEMOS. • Las riquezas no son él

DEBEMOS DE ESTAR CONTENTOS CON LO QUE TENEMOS. • Las riquezas no son él todo de la vida. • Sino servir a Dios con toda nuestra alma, teniendo poco o mucho estemos contentos con Dios agradándole siempre, confiando en él. • Si tenemos que comer y conque cubrirnos estemos contentos. • I Timoteo. 6: 8. • Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos.

 • Contento con lo que tenemos, si confiamos en Dios. • Hebreos. 13:

• Contento con lo que tenemos, si confiamos en Dios. • Hebreos. 13: 5 -6. • Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE, • V. 6. • de manera que decimos confiadamente: EL SEÑOR ES EL QUE ME AYUDA; NO TEMERE. ¿QUE PODRA HACERME EL HOMBRE? • Él proverbista dijo: “NO ME DES POBREZA NI RIQEUZAS”.

 • Proverbios. 30: 7 -9. • Dos cosas te he pedido, no me

• Proverbios. 30: 7 -9. • Dos cosas te he pedido, no me las niegues antes que muera: • Solo pedía su ración de pan diaria. • Mateo. 6: 11. • "Danos hoy el pan nuestro de cada día. • Ruega contra los dos extremos: “La abundancia y la pobreza”. • V. 8. • Aleja de mí la mentira y las palabras engañosas, no me des pobreza ni riqueza; dame a comer mi porción de pan,

 • Y presenta buenas razones para ello: • V. 9. • no sea

• Y presenta buenas razones para ello: • V. 9. • no sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es el SEÑOR? , o que sea menesteroso y robe, y profane el nombre de mi Dios. • 1. “NO SEA QUE ME SACIE Y TE NIEGUE”. - Es decir me olvide de que dependo de ti en todo, la prosperidad da paso al orgullo y al olvido de Dios, como que ya no necesitaría de Dios. • Deuteronomio. 8: 11 -14. • Cuídate de no olvidar al SEÑOR tu Dios dejando de guardar sus mandamientos, sus ordenanzas y sus estatutos que yo te ordeno hoy;

 • V. 12. • no sea que cuando hayas comido y te hayas

• V. 12. • no sea que cuando hayas comido y te hayas saciado, y hayas construido buenas casas y habitado en ellas, • V. 13. • y cuando tus vacas y tus ovejas se multipliquen, y tu plata y oro se multipliquen, y todo lo que tengas se multiplique, • V. 14. • entonces tu corazón se enorgullezca, y te olvides del SEÑOR tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto de la casa de servidumbre.

 • 2. “O QUE SIENDO POBRE HURTE”. • La pobreza extrema tienta a

• 2. “O QUE SIENDO POBRE HURTE”. • La pobreza extrema tienta a la deshonestidad, y a profanar el nombre de Dios. • Mejor lo poco del justo, que la abundancia del impío. • Salmos. 37: 16. • Mejor es lo poco del justo que la abundancia de muchos impíos.

CONCLUSIÓN: • No es pecado ser rico, muchos hombres en la historia bíblica fueron

CONCLUSIÓN: • No es pecado ser rico, muchos hombres en la historia bíblica fueron muy ricos, e hicieron la voluntad de Dios. • El pecado esta en confiar en las riquezas, y que ellas sean nuestro dios. • Las riquezas son: • Pasajeras. • Inseguras. • Engañosas, y nos pueden enaltecer y olvidarnos de Dios. • Estemos contentos con lo que Dios nos ha dado, y confiemos en él, ya que él nos protege en todas nuestras necesidades.

DIOS NOS BENDIGA A TODOS.

DIOS NOS BENDIGA A TODOS.