El Seor es mi refugio Salmos 11 1

  • Slides: 28
Download presentation

“El Señor es mi refugio”. Salmos 11, 1.

“El Señor es mi refugio”. Salmos 11, 1.

Nada te vine a pedir.

Nada te vine a pedir.

Cansado y solitario, en silencio, me cobijé bajo el umbral de tu puerta cerrada.

Cansado y solitario, en silencio, me cobijé bajo el umbral de tu puerta cerrada.

Contuve mi dolorido llanto…

Contuve mi dolorido llanto…

…y nada te reproché en mi triste mirada.

…y nada te reproché en mi triste mirada.

En tu lámpara lucía brillante la llama del amor…

En tu lámpara lucía brillante la llama del amor…

…pero no me alumbró.

…pero no me alumbró.

Fuera gemía el viento del norte…

Fuera gemía el viento del norte…

…y las nubes suplicantes derramaban sus lágrimas de dolor…

…y las nubes suplicantes derramaban sus lágrimas de dolor…

…aunque yo, aterido, nada te vine a pedir.

…aunque yo, aterido, nada te vine a pedir.

En tu aposento, cantarinas, se esparcían las notas de tu destino…

En tu aposento, cantarinas, se esparcían las notas de tu destino…

…y mi esperanza, como una hoja moribunda, vagó ingrávida hasta caer marchita en la

…y mi esperanza, como una hoja moribunda, vagó ingrávida hasta caer marchita en la tierra de la desolación.

Ya era tarde.

Ya era tarde.

Descalzo, me atusé mis harapos…

Descalzo, me atusé mis harapos…

…te volví la espalda…

…te volví la espalda…

…y lentamente reanudé mi camino en soledad.

…y lentamente reanudé mi camino en soledad.

Bajo la lluvia murió el día pero yo proseguí mi sendero…

Bajo la lluvia murió el día pero yo proseguí mi sendero…

…y aunque me adentré por bosques de atormentadas sombras…

…y aunque me adentré por bosques de atormentadas sombras…

…nada temí porque supe que Él me sostenía.

…nada temí porque supe que Él me sostenía.

Con el sol naciente encontré mi refugio.

Con el sol naciente encontré mi refugio.

Ahuyenté mi tristeza, vi crecer las flores en mi jardín…

Ahuyenté mi tristeza, vi crecer las flores en mi jardín…

…y en el silencio de mi nostálgico corazón…

…y en el silencio de mi nostálgico corazón…

…escuché los latidos de su amante Corazón.

…escuché los latidos de su amante Corazón.

MI REFUGIO. “ El Señor es mi refugio” Salmos 11, 1. Nada te vine

MI REFUGIO. “ El Señor es mi refugio” Salmos 11, 1. Nada te vine a pedir. Cansado y solitario, en silencio me cobijé bajo el umbral de tu puerta cerrada. Contuve mi dolorido llanto y nada te reproché en mi triste mirada. En tu lámpara lucía brillante la llama del amor, pero no me alumbró. Fuera gemía el viento del norte y las nubes suplicantes derramaban sus lágrimas de dolor, aunque yo, aterido, nada te vine a pedir. En tu aposento, cantarinas, se esparcían las notas de tu destino; y mi esperanza, como una hoja moribunda, vagó ingrávida hasta caer marchita en la tierra de la desolación. Ya era tarde. Descalzo me atusé mis harapos, te volví la espalda y lentamente reanudé mi camino en soledad.

Bajo la lluvia murió el día pero yo proseguí mi sendero, y aunque me

Bajo la lluvia murió el día pero yo proseguí mi sendero, y aunque me adentré por bosques de atormentadas sombras nada temí porque supe que Él me sostenía. Con el sol naciente encontré mi refugio. Ahuyenté mi tristeza, vi crecer las flores en mi jardín, y en el silencio de mi nostálgico corazón escuché los latidos de su amante Corazón.

Mi Refugio. Texto: Pedro Martínez Borrego. Imágenes: Internet. Tema musical: Perfect love - Mantovani.

Mi Refugio. Texto: Pedro Martínez Borrego. Imágenes: Internet. Tema musical: Perfect love - Mantovani.