Ciclo A Comenzamos hoy saludando como lo hace

  • Slides: 67
Download presentation
Ciclo A

Ciclo A

Comenzamos hoy saludando como lo hace san Pablo en su 2ª carta a los

Comenzamos hoy saludando como lo hace san Pablo en su 2ª carta a los corintos, 2ª lectura de hoy, y que decimos al comenzar siempre en la misa:

Es una gran fiesta, porque el misterio de la Trinidad es “la cumbre de

Es una gran fiesta, porque el misterio de la Trinidad es “la cumbre de todos los misterios de nuestra fe”.

Nuestra liturgia, mientras caminamos en esta vida terrena, gira alrededor de la Pascua de

Nuestra liturgia, mientras caminamos en esta vida terrena, gira alrededor de la Pascua de Cristo. Pero cuando pase el periodo terreno y Cristo vuelva para entregar al Padre la creación redimida y renovada, en la Iglesia eterna del cielo, será sobre todo una liturgia trinitaria.

En todos los actos religiosos comenzamos “en el nombre del Padre y del Hijo

En todos los actos religiosos comenzamos “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Y terminamos con la bendición del “Padre, Hijo y Espíritu Santo”. Y la oración más grandiosa que podemos recitar es:

Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Automático

Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Automático

Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos

Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos

AMÉN Hacer Clic

AMÉN Hacer Clic

Sobre esta verdad de la Stma. Trinidad, un solo Dios y tres personas, lo

Sobre esta verdad de la Stma. Trinidad, un solo Dios y tres personas, lo primero que debemos hacer es creerlo, lo dice nuestra fe. Es verdad que nunca podremos llegar a comprenderlo, porque traspasa nuestras posibilidades de comprensión. Pero también es verdad que Dios es tan inmenso que entendemos que nunca podremos abarcarle, aunque sí acatarle y alabarle.

Si no pudiéndole abarcar, Dios nos lo ha revelado, alguna o mucha razón tendrá

Si no pudiéndole abarcar, Dios nos lo ha revelado, alguna o mucha razón tendrá para hacérnoslo saber. A esto debemos llegar, porque, si Dios nos lo revela, es que tiene que ser muy importante para nuestra vida actual y futura.

En el Ant. Testamento parece que hay indicios de este misterio; pero en realidad

En el Ant. Testamento parece que hay indicios de este misterio; pero en realidad no se revela, pues interesaba más acentuar el hecho de que Dios es uno solo para que los israelitas no cayeran en idolatrías de falsos dioses que veían en pueblos vecinos.

Fue Jesús, Dios hecho hombre, quien nos reveló este augusto misterio. En primer lugar

Fue Jesús, Dios hecho hombre, quien nos reveló este augusto misterio. En primer lugar demostró que Él era Dios, con sus palabras y su vida; pero sobre todo con los milagros, realizando con su poder obras que nadie puede hacer, como la resurrección de Lázaro. Y finalmente su propia resurrección anunciada y atestiguada.

Jesús hablaba de su Padre celestial como de una persona diferente. Al Padre se

Jesús hablaba de su Padre celestial como de una persona diferente. Al Padre se dirigía en la oración dándole gracias y al Padre nos estimulaba a orar. Pero el Padre era igual a él: “El padre y yo somos una misma cosa”, “Quien me ha visto a mi ha visto al Padre”.

Del Espíritu Santo habló Jesús sobre todo al final de su vida: Será otro

Del Espíritu Santo habló Jesús sobre todo al final de su vida: Será otro consolador para los apóstoles, les enseñará todas esas cosas y les iluminará. Es decir, es Alguien diferente, que tendrá poderes de Dios. Jesús se lo da con el aliento después de la resurrección, y vendrá en Pentecostés iluminando y dando fuerza sobrenatural.

Lo importante de esta realidad de la Santísima Trinidad no es que lo metamos

Lo importante de esta realidad de la Santísima Trinidad no es que lo metamos en el entendimiento sino en el corazón. Lo importante es que nos vayamos empapando de este Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, hasta irnos sumergiendo en este misterio como lo hacían los santos.

La Trinidad no debe ser algo que nos oprima, porque necesariamente debamos creer, sino

La Trinidad no debe ser algo que nos oprima, porque necesariamente debamos creer, sino está para que sintamos su vitalidad y nos sintamos llenos de algo que es lo más grandioso donde poder vivir. Por eso le decimos con entusiasmo: Padre, yo te amo, Jesús, yo te adoro, Espíritu, yo te alabo.

Oh Padre, yo te amo. Automático

Oh Padre, yo te amo. Automático

Oh Padre, yo te amo.

Oh Padre, yo te amo.

Oh Padre, yo te amo.

Oh Padre, yo te amo.

Jesús, yo te adoro.

Jesús, yo te adoro.

Jesús, yo te adoro.

Jesús, yo te adoro.

Jesús, yo te adoro.

Jesús, yo te adoro.

Espíritu, yo te alabo.

Espíritu, yo te alabo.

Espíritu, yo te alabo.

Espíritu, yo te alabo.

Espíritu, yo te alabo.

Espíritu, yo te alabo.

Hacer CLIC

Hacer CLIC

La razón principal por la que podemos entrever que Dios es Trinidad es:

La razón principal por la que podemos entrever que Dios es Trinidad es:

Dios no es un solterón aburrido. Dios es familia. Dios es intercambio de amor

Dios no es un solterón aburrido. Dios es familia. Dios es intercambio de amor infinito entre el Padre, el Hijo y el Espíritu. No necesita nada, pero, como es amor, quiere difundirse y hace que otros seres puedan tener la alegría del amor. Veamos lo que nos dicen hoy las lecturas.

En la 1ª lectura se habla de Moisés, el hombre que hablaba íntimamente con

En la 1ª lectura se habla de Moisés, el hombre que hablaba íntimamente con Dios. Él sabía que no podía contemplar plenamente a Dios, pues moriría; pero le quería conocer más. Un día le dijo Dios que le iba a ver, como de espalda, pero iba a conocer algo real de Dios le enseñó que lo principal en Él no es el poder, sino la bondad y la misericordia. Así dice la lectura:

En aquellos días, Moisés subió de madrugada al monte Sinaí, como le había mandado

En aquellos días, Moisés subió de madrugada al monte Sinaí, como le había mandado el Señor, llevando en la mano las dos tablas de piedra. El Señor bajó en la nube y se quedó con él allí, y Moisés pronunció el nombre del Señor. El Señor pasó ante él, proclamando: "Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad". Moisés, al momento, se inclinó y se echó por tierra. Y le dijo: "Si he obtenido tu favor, que mi Señor vaya con nosotros, aunque ése es un pueblo de cerviz dura; perdona nuestras culpas y pecados y tómanos como heredad tuya. " Éxodo 34, 4 b-6. 8 -9

Los israelitas estaban acostumbrados a llamar a Dios “todopoderoso” y “Señor de los ejércitos”.

Los israelitas estaban acostumbrados a llamar a Dios “todopoderoso” y “Señor de los ejércitos”. Ahora nos descubre el mismo Dios que lo que le agrada es que le llamen: “Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad”. No quiere decir que Dios tiene misericordia, sino que su esencia es ser misericordioso y compasivo.

Ello es lo mismo que decir: “Dios es amor”. Moisés, como muchos creían que

Ello es lo mismo que decir: “Dios es amor”. Moisés, como muchos creían que la gloria de Dios estaba en el poder y en la sabiduría. Hoy aprende Moisés que la gloria de Dios está en el amor, en la misericordia, en el perdón.

Por eso ante la debilidad humana Dios usa de tal manera su misericordia y

Por eso ante la debilidad humana Dios usa de tal manera su misericordia y amor que manda a su Hijo para salvarnos. Hoy el evangelio nos trae uno de los principales textos de la Revelación. El evangelista, después de escuchar hablar a Jesús de la nueva vida que nos quiere dar, entusiasmado e inspirado por Dios dice lo siguiente: Juan 3, 16 -18

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

Aquí aparece el inmenso amor del Padre que entrega a su Hijo, el amor

Aquí aparece el inmenso amor del Padre que entrega a su Hijo, el amor del Hijo que se ofrece y el Espíritu Santo que nos impulsa a creer, para unir nuestro amor al de Dios. Por esto merece todo honor y gloria el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Aleluya.

Tanto amó Dios al mundo Automático

Tanto amó Dios al mundo Automático

que entregó a su Hijo por amor.

que entregó a su Hijo por amor.

Para que todo el que cree en Él

Para que todo el que cree en Él

No perezca sino tenga vida eterna.

No perezca sino tenga vida eterna.

Da gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo:

Da gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo:

Al Dios que es, que era y que vendrá.

Al Dios que es, que era y que vendrá.

Da gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo:

Da gloria al Padre, gloria al Hijo y al Espíritu Santo:

Es el misterio de la Santa Trinidad.

Es el misterio de la Santa Trinidad.

Ha cer CLI C

Ha cer CLI C

Nosotros hemos sido creados “a imagen y semejanza de Dios”. Es una imagen que

Nosotros hemos sido creados “a imagen y semejanza de Dios”. Es una imagen que la hemos recibido “como en embrión”. La finalidad de esta vida es perfeccionarla para conseguir la vida eterna. Ya hemos visto cómo es Dios: es Amor. Por lo tanto cuanto más amor tengamos, del verdadero, más iremos asemejándonos al ideal, que es Dios.

Nuestro amor debe ser un amor que comunique el ser de Dios, que comparte

Nuestro amor debe ser un amor que comunique el ser de Dios, que comparte y se entrega, que produce la comunión perfecta. Los israelitas estaban acostumbrados a una religión de templo, de leyes, casi sólo de actos externos. Jesús nos habla de una nueva vida, de entrar en otra órbita, la órbita del amor.

Hoy la 2ª lectura, de san Pablo, está en esta órbita. Si queremos seguir

Hoy la 2ª lectura, de san Pablo, está en esta órbita. Si queremos seguir al Dios del amor y de la paz, debemos vivirlo hacia los demás. Debemos buscar la unidad en el espíritu. Aquí san Pablo nos da el saludo con el que comenzamos las liturgias, especialmente la misa. Realizar un acto unidos en la Trinidad es realizarlo en el amor.

Hermanos: Alegraos, enmendaos, animaos; tened un mismo sentir y vivid en paz. Y el

Hermanos: Alegraos, enmendaos, animaos; tened un mismo sentir y vivid en paz. Y el Dios del amor y de la paz estará con vosotros. Saludaos mutuamente con el beso ritual. Os saludan todos los santos. La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté siempre con todos vosotros. 2 Corintios 13, 11 -13

Terminamos recordando que en este día de la Stma. Trinidad debemos alabar con todo

Terminamos recordando que en este día de la Stma. Trinidad debemos alabar con todo nuestro corazón a Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pero esta alabanza será verdadera si nos esforzamos por imitar lo principal de la Trinidad que es el amor.

En primer lugar amor a ese Dios Padre que nos ha creado; a Dios

En primer lugar amor a ese Dios Padre que nos ha creado; a Dios Hijo que nos ha redimido; y a Dios Espíritu Santo que nos santifica. Por eso durante todas las horas del día Dios merece todo honor y toda gloria. Y terminamos deseando la alabanza infinita.

Automático

Automático

y a ti oh luz perenne unida,

y a ti oh luz perenne unida,

a nuestras almas rendidas.

a nuestras almas rendidas.

En la aurora te alabamos,

En la aurora te alabamos,

y también al mediodía

y también al mediodía

suspirando por gozar,

suspirando por gozar,

en el cielo de tu vista.

en el cielo de tu vista.

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

que das vida, y siempre se den glorias infinitas,

que das vida, y siempre se den glorias infinitas,

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

que das vida, alabanzas infinitas.

que das vida, alabanzas infinitas.

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

Al Padre, al hijo y a tí Espíritu Santo,

AMÉN

AMÉN